Juicio, Crucifixión & Resurrección

Lucas 23:1-24:53

231Entonces todo el Concilio llevó a Jesús ante Pilato, el gobernador romano. 2Comenzaron a presentar su caso:

LOS LÍDERES JUDÍOS

«Este hombre ha estado llevando al pueblo por mal camino al decirles que no paguen los impuestos al gobierno romano y al afirmar que él es el Mesías, un rey».

3Entonces Pilato le preguntó:

PONCIO PILATO

—¿Eres tú el rey de los judíos?

Jesús contestó:

JESÚS

—Tú lo has dicho.

4Pilato se dirigió a los principales sacerdotes y a la multitud y les dijo:

PONCIO PILATO

—¡No encuentro ningún delito en este hombre!

5Pero insistían:

EL CONCILIO JUDIO

—Con sus enseñanzas causa disturbios por donde va, en toda Judea, desde Galilea hasta Jerusalén.

PONCIO PILATO

6—Ah, ¿es galileo?

—preguntó Pilato.
7Cuando le dijeron que sí, Pilato lo mandó a Herodes Antipas, porque Galilea estaba bajo la jurisdicción de Herodes, y dio la casualidad de que se encontraba en Jerusalén en ese momento.
8Herodes se alegró mucho por la oportunidad de ver a Jesús, porque había oído hablar de él y hacía tiempo que quería verlo realizar un milagro. 9Herodes le hizo una pregunta tras otra, pero Jesús se negó a contestar. 10Mientras tanto, los principales sacerdotes y los maestros de la ley religiosa se quedaron allí gritando sus acusaciones. 11Entonces Herodes y sus soldados comenzaron a burlarse de Jesús y a ridiculizarlo. Finalmente le pusieron un manto real y lo enviaron de regreso a Pilato. 12(Herodes y Pilato, quienes habían sido enemigos anteriormente, ese día se hicieron amigos).
13Entonces Pilato llamó a los principales sacerdotes y a los otros líderes religiosos, junto con el pueblo, 14y anunció su veredicto:

PONCIO PILATO

«Me trajeron a este hombre porque lo acusan de encabezar una revuelta. Detenidamente lo he examinado al respecto en presencia de ustedes y lo encuentro inocente. 15Herodes llegó a la misma conclusión y me lo devolvió. Este hombre no ha hecho nada que merezca la pena de muerte. 16Así que lo haré azotar y luego lo pondré en libertad».*

18Pero un gran clamor surgió de la multitud, y a una voz la gente gritó:

LA MULTITUD

«¡Mátalo y suéltanos a Barrabás!».

19(Barrabás estaba en prisión por haber participado en un levantamiento contra el gobierno en Jerusalén, y por asesinato). 20Pilato discutió con ellos porque quería poner en libertad a Jesús, 21pero la multitud seguía gritando:

LA MULTITUD

«¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!».

22Por tercera vez insistió Pilato:

PONCIO PILATO

«¿Por qué? ¿Qué crimen ha cometido? No encuentro ninguna razón para condenarlo a muerte. Lo haré azotar y luego lo soltaré».

23Pero la turba gritó cada vez más fuerte, exigiendo que Jesús fuera crucificado, y sus voces prevalecieron. 24Entonces Pilato sentenció a Jesús a muerte como la gente reclamaba. 25Como habían pedido, puso en libertad a Barrabás, el que estaba preso por levantamiento y asesinato. Y les entregó a Jesús para que hicieran con él como quisieran.
26Cuando ellos se llevaban a Jesús, sucedió que un hombre llamado Simón, que era de Cirene,* venía del campo. Los soldados lo agarraron, pusieron la cruz sobre él y lo obligaron a cargarla detrás de Jesús. 27Una gran multitud lo seguía, incluidas muchas mujeres que lloraban desconsoladas. 28Entonces Jesús se dio la vuelta y les dijo:

JESÚS

«Hijas de Jerusalén, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos. 29Pues vienen días cuando dirán: “¡Dichosas las mujeres que no tienen hijos, los vientres que no dieron a luz y los pechos que no amamantaron!”. 30La gente suplicará a los montes: “¡Caigan sobre nosotros!” y rogará a las colinas: “¡Entiérrennos!”*. 31Pues, si estas cosas suceden cuando el árbol está verde, ¿qué pasará cuando esté seco?*».

32Llevaron a otros dos, ambos criminales, para ser ejecutados con Jesús. 33Cuando llegaron a un lugar llamado «La Calavera»,* lo clavaron en la cruz y a los criminales también, uno a su derecha y otro a su izquierda.
34Jesús dijo:

JESÚS

«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».*

Y los soldados sortearon su ropa, tirando los dados.*
35La multitud observaba, y los líderes se burlaban.

LOS LÍDERES JUDÍOS

«Salvó a otros

—decían—,

LOS LÍDERES JUDÍOS

que se salve a sí mismo si de verdad es el Mesías de Dios, el Elegido».

36Los soldados también se burlaban de él, al ofrecerle vino agrio para beber. 37Y exclamaron:

SOLDADOS ROMANOS

«Si eres el rey de los judíos, ¡sálvate a ti mismo!».

38Encima de su cabeza, colocaron un letrero que decía: «Este es el Rey de los judíos».
39Uno de los criminales colgados junto a él se burló:

EL CRIMINAL NO ARREPENTIDO

«¿Así que eres el Mesías? Demuéstralo salvándote a ti mismo, ¡y a nosotros también!».

40Pero el otro criminal protestó:

EL CRIMINAL ARREPENTIDO

«¿Ni siquiera temes a Dios ahora que estás condenado a muerte? 41Nosotros merecemos morir por nuestros crímenes, pero este hombre no ha hecho nada malo».

42Luego dijo:

EL CRIMINAL ARREPENTIDO

—Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

43Jesús respondió:

JESÚS

—Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.

44Ya era alrededor del mediodía, y la tierra se llenó de oscuridad hasta las tres de la tarde. 45La luz del sol desapareció. Y, de repente, la cortina del santuario del templo se rasgó por la mitad. 46Después Jesús gritó:

JESÚS

«Padre, ¡encomiendo mi espíritu en tus manos!»*.

Y con esas palabras dio su último suspiro.
47Cuando el oficial romano* encargado de la ejecución vio lo que había sucedido, adoró a Dios y dijo:

UN OFICIAL ROMANO

«Este hombre era inocente* de verdad».

48Y cuando todas las multitudes que habían venido a observar la ejecución vieron lo que había sucedido, regresaron a casa con gran dolor;* 49pero los amigos de Jesús, incluidas las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, se quedaron mirando de lejos.
50Había un hombre bueno y justo llamado José. Era miembro del Concilio Supremo judío, 51pero no había estado de acuerdo con la decisión y las acciones de los otros líderes religiosos. Era de la ciudad de Judea llamada Arimatea y esperaba la venida del reino de Dios. 52Fue a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. 53Luego bajó el cuerpo de la cruz, lo envolvió en un largo lienzo de lino y lo colocó en una tumba nueva que había sido tallada en la roca. 54Esto sucedió el viernes por la tarde, el día de preparación,* cuando el día de descanso estaba por comenzar.
55Mientras llevaban el cuerpo, las mujeres de Galilea iban detrás y vieron la tumba donde lo colocaron. 56Luego fueron a sus casas y prepararon especias y ungüentos para ungir el cuerpo de Jesús; pero cuando terminaron ya había comenzado el día de descanso, así que descansaron como ordena la ley.
241El domingo,* muy temprano por la mañana, las mujeres fueron a la tumba, llevando las especias que habían preparado. 2Encontraron que la piedra de la entrada estaba corrida a un costado. 3Entonces entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. 4Mientras estaban allí perplejas, de pronto aparecieron dos hombres vestidos con vestiduras resplandecientes.
5Las mujeres quedaron aterradas y se inclinaron rostro en tierra. Entonces los hombres preguntaron:

DOS ÁNGELES

«¿Por qué buscan entre los muertos a alguien que está vivo? 6¡Él no está aquí! ¡Ha resucitado! Recuerden lo que les dijo en Galilea, 7que el Hijo del Hombre* debía ser traicionado y entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y que resucitaría al tercer día».

8Entonces ellas recordaron lo que Jesús había dicho. 9Así que regresaron corriendo de la tumba a contarles a los once discípulos y a todos los demás lo que había sucedido. 10Fueron María Magdalena, Juana, María la madre de Santiago y varias mujeres más quienes contaron a los apóstoles lo que pasó. 11Pero a los hombres el relato les pareció una tontería, y no les creyeron. 12Sin embargo, Pedro se levantó de un salto y corrió a la tumba para ver por sí mismo. Agachándose, miró hacia adentro y vio solo los lienzos de lino, vacíos; luego regresó a la casa, preguntándose qué habría ocurrido.
13Ese mismo día, dos de los seguidores de Jesús iban camino al pueblo de Emaús, a unos once kilómetros* de Jerusalén. 14Al ir caminando, hablaban acerca de las cosas que habían sucedido. 15Mientras conversaban y hablaban, de pronto Jesús mismo se apareció y comenzó a caminar con ellos; 16pero Dios impidió que lo reconocieran.
17Él les preguntó:

JESÚS

—¿De qué vienen discutiendo tan profundamente por el camino?

Se detuvieron de golpe, con sus rostros cargados de tristeza. 18Entonces uno de ellos, llamado Cleofas, contestó:

CLEOFAS

—Tú debes de ser la única persona en Jerusalén que no oyó acerca de las cosas que han sucedido allí en los últimos días.

JESÚS

19—¿Qué cosas?

—preguntó Jesús.

CLEOFAS & SU COMPAÑERO

—Las cosas que le sucedieron a Jesús, el hombre de Nazaret

—le dijeron—.

CLEOFAS & SU COMPAÑERO

Era un profeta que hizo milagros poderosos, y también era un gran maestro a los ojos de Dios y de todo el pueblo. 20Sin embargo, los principales sacerdotes y otros líderes religiosos lo entregaron para que fuera condenado a muerte, y lo crucificaron. 21Nosotros teníamos la esperanza de que fuera el Mesías que había venido para rescatar a Israel. Todo esto sucedió hace tres días.
22»No obstante, algunas mujeres de nuestro grupo de seguidores fueron a su tumba esta mañana temprano y regresaron con noticias increíbles. 23Dijeron que el cuerpo había desaparecido y que habían visto a ángeles, quienes les dijeron ¡que Jesús está vivo! 24Algunos de nuestros hombres corrieron para averiguarlo, y efectivamente el cuerpo no estaba, tal como las mujeres habían dicho.

25Entonces Jesús les dijo:

JESÚS

—¡Qué necios son! Les cuesta tanto creer todo lo que los profetas escribieron en las Escrituras. 26¿Acaso no profetizaron claramente que el Mesías tendría que sufrir todas esas cosas antes de entrar en su gloria?

27Entonces Jesús los guió por los escritos de Moisés y de todos los profetas, explicándoles lo que las Escrituras decían acerca de él mismo.
28Para entonces ya estaban cerca de Emaús y del final del viaje. Jesús hizo como que iba a seguir adelante, 29pero ellos le suplicaron:

CLEOFAS & SU COMPAÑERO

«Quédate con nosotros esta noche, ya que se está haciendo tarde».

Entonces los acompañó a la casa. 30Al sentarse a comer,* tomó el pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a ellos. 31De pronto, se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Y, en ese instante, Jesús desapareció.
32Entonces se dijeron el uno al otro:

CLEOFAS & SU COMPAÑERO

«¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?».

33En menos de una hora, estaban de regreso a Jerusalén. Allí encontraron a los once discípulos y a los otros que se habían reunido con ellos, 34quienes decían:

ONCE DISCÍPULOS

«¡El Señor ha resucitado de verdad! Se le apareció a Pedro*».

35Luego los dos de Emaús les contaron cómo Jesús se les había aparecido mientras iban por el camino y cómo lo habían reconocido cuando partió el pan. 36Entonces, justo mientras contaban la historia, de pronto Jesús mismo apareció de pie en medio de ellos.

JESÚS

«La paz sea con ustedes»,

les dijo. 37Pero todos quedaron asustados y temerosos; ¡pensaban que veían un fantasma!

JESÚS

38«¿Por qué están asustados?

—les preguntó—.

JESÚS

¿Por qué tienen el corazón lleno de dudas? 39Miren mis manos. Miren mis pies. Pueden ver que de veras soy yo. Tóquenme y asegúrense de que no soy un fantasma, pues los fantasmas no tienen cuerpo, como ven que yo tengo».

40Mientras hablaba, él les mostró sus manos y sus pies.
41Aun así, ellos seguían sin creer, llenos de alegría y asombro. Entonces les preguntó:

JESÚS

«¿Tienen aquí algo para comer?».

42Le dieron un pedazo de pescado asado, 43y él lo comió mientras ellos miraban.
44Entonces dijo:

JESÚS

«Cuando estaba con ustedes antes, les dije que tenía que cumplirse todo lo escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los Salmos».

45Entonces les abrió la mente para que entendieran las Escrituras, 46y dijo:

JESÚS

«Efectivamente, se escribió hace mucho tiempo que el Mesías debería sufrir, morir y resucitar al tercer día. 47También se escribió que este mensaje se proclamaría con la autoridad de su nombre a todas las naciones,* comenzando con Jerusalén: “Hay perdón de pecados para todos los que se arrepientan”. 48Ustedes son testigos de todas estas cosas.
49»Ahora enviaré al Espíritu Santo, tal como prometió mi Padre; pero quédense aquí en la ciudad hasta que el Espíritu Santo venga y los llene con poder del cielo».

50Entonces Jesús los llevó a Betania, levantó sus manos al cielo y los bendijo. 51Mientras los bendecía, los dejó y fue levantado al cielo. 52Entonces ellos lo adoraron y regresaron a Jerusalén llenos de gran alegría; 53y pasaban todo su tiempo en el templo, adorando a Dios.

23:16 Algunos manuscritos agregan el versículo 17: Ahora bien, era necesario que él pusiera en libertad a un preso y lo entregara a ellos durante la celebración de la Pascua. Comparar con Mt 27:15; Mc 15:6; Jn 18:39.
23:26 Cirene era una ciudad del norte de África.
23:30 Os 10:8.
23:31 O Si a mí, el árbol viviente, me hacen estas cosas, ¿qué les sucederá a ustedes, el árbol seco?
23:33 A veces se traduce Calvario, que proviene de la palabra latina «calavera».
23:34a Esta oración no está incluida en muchos manuscritos antiguos.
23:34b En griego echando suertes. Ver Sal 22:18.
23:46 Sal 31:5.
23:47a En griego el centurión.
23:47b O justo.
23:48 En griego regresaron a casa golpeándose el pecho.
23:54 En griego Era el día de la preparación.
24:1 En griego El primer día de la semana.
24:7 «Hijo del Hombre» es un título que Jesús empleaba para referirse a sí mismo.
24:13 En griego 60 estadios [7 millas].
24:30 O Al reclinarse.
24:34 En griego Simón.
24:47 O todos los grupos étnicos.

ABRIENDO LA BIBLIA

  • ¿Qué te gusta acerca de esta porción de la Escritura/las Escrituras?
  • ¿Qué puedes observar acerca de los caminos/maneras de Dios?
  • ¿Qué observas acerca de los personajes principales en esta porción de las Escrituras?
  • ¿Cómo quieres responder a la luz de estas observaciones?
La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente,
© Tyndale House Foundation, 2010.
Todos los derechos reservados.

© 2018 SourceView LLC.
11