Las Señales Cuatro & Cinco

Juan 6:1-6:71

61Después Jesús cruzó al otro lado del mar de Galilea, conocido también como el mar de Tiberias. 2Una gran multitud siempre lo seguía a todas partes porque veía las señales milagrosas que hacía cuando sanaba a los enfermos. 3Entonces Jesús subió a una colina y se sentó allí rodeado de sus discípulos. 4(Ya era casi el tiempo de la celebración de la Pascua judía). 5Enseguida Jesús vio que una gran multitud venía a su encuentro. Dirigiéndose a Felipe, le preguntó:

JESÚS

—¿Dónde podemos comprar pan para alimentar a toda esta gente?

6Lo estaba poniendo a prueba, porque Jesús ya sabía lo que iba a hacer.
7Felipe contestó:

FELIPE EL DISCÍPULO

—¡Aunque trabajáramos meses enteros, no tendríamos el dinero suficiente* para alimentar a toda esta gente!

8Entonces habló Andrés, el hermano de Simón Pedro:

ANDRÉS

9«Aquí hay un muchachito que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. ¿Pero de qué sirven ante esta enorme multitud?».

10Jesús dijo:

JESÚS

«Díganles a todos que se sienten».

Así que todos se sentaron sobre la hierba, en las laderas. (Solo contando a los hombres sumaban alrededor de cinco mil). 11Luego Jesús tomó los panes, dio gracias a Dios y los distribuyó entre la gente. Después hizo lo mismo con los pescados. Y todos comieron cuanto quisieron. 12Una vez que quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus discípulos:

JESÚS

«Ahora junten lo que sobró, para que no se desperdicie nada».

13Entonces ellos juntaron las sobras y llenaron doce canastos con los restos que la multitud había dejado después de comer de los cinco panes de cebada.
14La gente, al ver la señal milagrosa que Jesús* había hecho, exclamó:

LA MULTITUD

«¡No hay duda de que es el Profeta que esperábamos!»*.

15Cuando Jesús vio que estaban dispuestos a hacerlo rey a la fuerza, se escabulló hacia las colinas él solo.
16Al atardecer, los discípulos de Jesús bajaron a la orilla del lago para esperarlo; 17pero al ver que caía la noche y que Jesús aún no había vuelto, subieron a la barca y comenzaron a cruzar el lago rumbo a Capernaúm. 18Poco después, se levantó un viento fuerte sobre ellos y el mar se agitó mucho. 19Habían remado unos cinco o seis kilómetros* cuando de pronto vieron a Jesús caminando sobre el agua en dirección a la barca. Estaban aterrados, 20pero él exclamó:

JESÚS

«No tengan miedo, ¡yo estoy aquí!*».

21Entonces lo recibieron con entusiasmo en la barca, ¡y enseguida llegaron a su destino!
22Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla del lago se dio cuenta de que los discípulos habían tomado la única barca y que Jesús no había ido con ellos. 23Varias barcas de Tiberias arribaron cerca del lugar donde el Señor había bendecido el pan y la gente había comido. 24Cuando la multitud vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, subieron a las barcas y cruzaron el lago hasta Capernaúm para ir en busca de Jesús. 25Lo encontraron al otro lado del lago y le preguntaron:

LA MULTITUD

—Rabí,* ¿cuándo llegaste acá?

26Jesús les contestó:

JESÚS

—Les digo la verdad, ustedes quieren estar conmigo porque les di de comer, no porque hayan entendido las señales milagrosas. 27No se preocupen tanto por las cosas que se echan a perder, tal como la comida. Pongan su energía en buscar la vida eterna que puede darles el Hijo del Hombre.* Pues Dios Padre me ha dado su sello de aprobación.

LA MULTITUD

28—Nosotros también queremos realizar las obras de Dios

—contestaron ellos—.

LA MULTITUD

¿Qué debemos hacer?

29Jesús les dijo:

JESÚS

—La única obra que Dios quiere que hagan es que crean en quien él ha enviado.

LA MULTITUD

30—Si quieres que creamos en ti

—le respondieron—,

LA MULTITUD

muéstranos una señal milagrosa. ¿Qué puedes hacer? 31Después de todo, ¡nuestros antepasados comieron maná mientras andaban por el desierto! Las Escrituras dicen: “Moisés les dio de comer pan del cielo”*.

32Jesús les respondió:

JESÚS

—Les digo la verdad, no fue Moisés quien les dio el pan del cielo, fue mi Padre. Y ahora él les ofrece el verdadero pan del cielo, 33pues el verdadero pan de Dios es el que desciende del cielo y da vida al mundo.

LA MULTITUD

34—Señor

—le dijeron—,

LA MULTITUD

danos ese pan todos los días.

35Jesús les respondió:

JESÚS

—Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca volverá a tener hambre; el que cree en mí no tendrá sed jamás. 36 Pero ustedes no han creído en mí, a pesar de que me han visto.37 Sin embargo, los que el Padre me ha dado vendrán a mí, y jamás los rechazaré. 38 Pues he descendido del cielo para hacer la voluntad de Dios, quien me envió, no para hacer mi propia voluntad. 39 Y la voluntad de Dios es que yo no pierda ni a uno solo de todos los que él me dio, sino que los resucite, en el día final. 40 Pues la voluntad de mi Padre es que todos los que vean a su Hijo y crean en él tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día final.

41Entonces la gente comenzó* a murmurar en desacuerdo, porque él había dicho: «Yo soy el pan que descendió del cielo». 42Ellos se decían:

LA MULTITUD

«¿Acaso no es este Jesús, el hijo de José? Conocemos a su padre y a su madre. ¿Y ahora cómo puede decir: “Yo descendí del cielo”?».

43Jesús les contestó:

JESÚS

«Dejen de quejarse por lo que dije. 44Pues nadie puede venir a mí a menos que me lo traiga el Padre, que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. 45Como dicen las Escrituras:* “A todos les enseñará Dios”. Todos los que escuchan al Padre y aprenden de él, vienen a mí. 46(No es que alguien haya visto al Padre; solamente yo lo he visto, el que Dios envió).
47»Les digo la verdad, todo el que cree, tiene vida eterna. 48¡Sí, yo soy el pan de vida! 49Sus antepasados comieron maná en el desierto, pero todos murieron, 50sin embargo, el que coma el pan del cielo nunca morirá. 51Yo soy el pan vivo que descendió del cielo. Todo el que coma de este pan vivirá para siempre; y este pan, que ofreceré para que el mundo viva, es mi carne».

52Entonces la gente comenzó a discutir entre sí sobre lo que él quería decir.

LA MULTITUD

«¿Cómo puede este hombre darnos de comer su carne?»,

se preguntaban.
53Por eso Jesús volvió a decir:

JESÚS

«Les digo la verdad, a menos que coman la carne del Hijo del Hombre y beban su sangre, no podrán tener vida eterna en ustedes; 54pero todo el que coma mi carne y beba mi sangre tendrá vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. 55Pues mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. 56Todo el que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. 57Yo vivo gracias al Padre viviente que me envió; de igual manera, todo el que se alimente de mí vivirá gracias a mí. 58Yo soy el pan verdadero que descendió del cielo. El que coma de este pan no morirá —como les pasó a sus antepasados a pesar de haber comido el maná— sino que vivirá para siempre».

59Jesús dijo esas cosas mientras enseñaba en la sinagoga de Capernaúm.
60Muchos de sus discípulos decían:

LOS DISCÍPULOS

«Esto es muy difícil de entender. ¿Cómo puede alguien aceptarlo?».

61Jesús estaba consciente de que sus discípulos se quejaban, así que les dijo:

JESÚS

«¿Acaso esto los ofende? 62¿Qué pensarán, entonces, si ven al Hijo del Hombre ascender al cielo otra vez? 63Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida, 64pero algunos de ustedes no me creen».

(Pues Jesús sabía, desde un principio, quiénes eran los que no creían y también quién lo traicionaría). 65Entonces les dijo:

JESÚS

«Por eso dije que nadie puede venir a mí a menos que el Padre me lo entregue».

66A partir de ese momento, muchos de sus discípulos se apartaron de él y lo abandonaron. 67Entonces Jesús, mirando a los Doce, les preguntó:

JESÚS

—¿Ustedes también van a marcharse?

68Simón Pedro le contestó:

SIMÓN PEDRO

—Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes las palabras que dan vida eterna. 69Nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.*

70Entonces Jesús dijo:

JESÚS

—Yo los elegí a ustedes doce, pero hay uno de ustedes que es un diablo.

71Se refería a Judas, hijo de Simón Iscariote, uno de los doce, quien más tarde lo traicionaría.

6:7 En griego Doscientos denarios no serían suficientes. Un denario equivalía a la paga de un obrero por una jornada completa de trabajo.
6:14a Algunos manuscritos no incluyen Jesús.
6:14b Ver Dt 18:15, 18; Ml 4:5-6.
6:19 En griego 25 o 30 estadios [3 o 4 millas].
6:20 O ¡El “Yo soy” está aquí!; en griego dice Yo soy. Ver Ex 3:14.
6:25 Rabí, del arameo, significa «amo» o «maestro».
6:27 «Hijo del Hombre» es un título que Jesús empleaba para referirse a sí mismo.
6:31 Ex 16:4; Sal 78:24.
6:41 En griego Entonces los judíos comenzaron; también en 6:52.
6:45 En griego Como está escrito en los profetas. Is 54:13.
6:69 Otros manuscritos dicen tú eres el Cristo, el Santo de Dios; otros dicen tú eres el Cristo, el Hijo de Dios; e incluso otros dicen tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

PROFUNDIZANDO MÁS

  • ¿En esta historia, cuáles fueron las dos señales que Jesús realizó?
  • Las acciones y palabras de Jesús están conectadas. ¿De qué manera sus palabras te ayudan a entender mejor las señales?
  • ¿Qué es lo que más te asombra de Jesús en esta historia?
  • ¿Cómo responde la gente a las señales y enseñanzas de Jesús? ¿Cómo vas a responder tú?
La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente,
© Tyndale House Foundation, 2010.
Todos los derechos reservados.

© 2018 SourceView LLC.
11