Introducción a Romanos

El poder de Dios para salvar

El evangelio: la solución divina para la necesidad humana

Cómo leer Romanos

El poder esencial para una vida transformada es el poder de Dios. Romanos revela que Dios ganó la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de Jesús quien pagó el precio al morir en nuestro lugar y destruyó el poder esclavizante del pecado sobre nosotros. Por medio del poder de Dios los cristianos pueden reflejar las obras y actitudes de aquellos que son amados profundamente por Dios. Un estudio en oración de Romanos revelará el secreto para una vida llena del Espíritu Santo: una respuesta sencilla y constante de fe en Jesús y su obra en la cruz. ¡Prepárate! El mensaje de esta carta transformó las vidas de Martín Lutero, John Wesley y muchas otras destacadas personas de fe. Ellos se transformaron en agentes de cambio al aplicar la verdad que la fe es lo único que se necesita para que Dios nos acepte. Haz lo mismo que estos hombres y mujeres de Dios: sumérgete en esta carta hasta que su mensaje se adueñe de ti.
Romanos es una de las cartas más organizadas del Nuevo Testamento. Luego de una breve introducción, Pablo declara que todos los seres humanos sin importar su procedencia o nacionalidad son pecadores y por lo tanto no pueden tener una relación con Dios (Rom 1:18-3:20). Más adelante pasa a explicar cómo Dios en su justicia trató con el pecado, haciendo que la amistad entre el hombre y Dios fuera posible (Rom 3:21-8:39). Después Pablo argumenta que nuestra fe en respuesta a la obra de Dios a través de la cruz es la clave de nuestra justificación —salvación—, es el camino para obtener acceso al poder de Cristo que mora en nosotros, para así poder decir no al pecado y sí a Dios. En los capítulos del 9 al 11 Pablo resume cómo la obra redentora de Dios ha preparado un camino a través de la historia para que los judíos y los pueblos de todas las naciones —gentiles— se beneficien de su don de gracia mediante la muerte de Jesús en la cruz. En los últimos cinco capítulos recibirás consejos prácticos para vivir la fe en unidad con otros creyentes, para «unirse en una sola voz para dar alabanza y gloria a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo.» (Rom 15:6).

¿Quién y cuándo escribió esta carta?

El apóstol Pablo, quien compartió acerca de la gracia de Dios por experiencia (Hch 9:1-19) y por la educación que recibió (Hch 22:3), escribió estas palabras alrededor del año 57 d. C.

¿A quién se escribió y por qué?

Pablo escribió, principalmente, a los creyentes gentiles residentes en la capital del imperio romano a fin de:
1. Darse a conocer a los creyentes allí, y reclutarlos para la extensión del evangelio.
2. Desarrollar y defender la verdad del evangelio que había estado predicando.
3. Animar a los creyentes de Roma a depender exclusivamente de la gracia de Dios para su salvación (Rom 3:24).

Perspectiva de SourceView

Romanos es el primero de veinte libros en el Nuevo Testamento que en realidad son cartas escritas ya sea a una persona o a un grupo de personas. Pablo escribió trece de estas cartas, cada una de ellas lleva el nombre de su destinatario. Las siete cartas finales son de la autoría de varios líderes de la iglesia y cada una de ellas lleva el nombre de su respectivo autor.
Leer estas cartas es como escuchar solo un lado de una llamada telefónica. No puedes escuchar el diálogo, pero sabes que lo que escuchas es parte de una conversación en curso que es más extensa. Dado que una carta solo contiene una parte del diálogo, todo el texto SourceView está en negro. Aunque las cartas contienen una narrativa dramática, no presentan un intercambio dramático en el texto.
Para ayudarnos a revivir la experiencia que debió haber sido para los destinatarios originales el leer estas cartas escritas por inspiración divina, hemos impreso las letras en cursiva para recrear la sensación de escritura a mano de estos documentos tan personales. Estas cartas son breves y no requieren de mucho tiempo de lectura, así que escoge una y léela de principio a fin, como lo harías si recibieras una carta de un amigo querido. Leer estas cartas toma menos tiempo de lo que piensas. ¡En promedio requerirás menos de veinte minutos por libro! A continuación te presentamos un cuadro que te dará una idea de cuanto tiempo requiere leer cada carta del Nuevo Testamento.


Carta Tiempo de Leer
Romanos 1 hora
1 Corintios 1 hora
2 Corintios 1 hora
Gálatas 20 minutos
Efesios 20 minutos
Filipenses 15 minutos
Colosenses 15 minutos
1 Tesalonicenses 15 minutos
2 Tesalonicenses 10 minutos
1 Timoteo 15 minutos
2 Timoteo 10 minutos
Tito 10 minutos
Filemón 5 minutos
Hebreos 45 minutos
Santiago 15 minutos
1 Pedro 15 minutos
2 Pedro 10 minutos
1 Juan 15 minutos
2 Juan 5 minutos
3 Juan 5 minutos
Judas 5 minutos

La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente,
© Tyndale House Foundation, 2010.
Todos los derechos reservados.

© 2018 SourceView LLC.
11