Respecto a la Resurrección & la Generosidad

1 Corintios 15:1-16:24

151Ahora, amados hermanos, permítanme recordarles la Buena Noticia que ya les prediqué. En ese entonces, la recibieron con gusto y todavía permanecen firmes en ella. 2Esa es la Buena Noticia que los salva si ustedes siguen creyendo el mensaje que les prediqué, a menos que hayan creído algo que desde un principio nunca fue cierto.*
3Yo les transmití a ustedes lo más importante y lo que se me había transmitido a mí también. Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras. 4Fue enterrado y al tercer día fue levantado de los muertos, tal como dicen las Escrituras. 5Lo vio Pedro* y luego lo vieron los Doce. 6Más tarde, lo vieron más de quinientos de sus seguidores* a la vez, la mayoría de los cuales todavía viven, aunque algunos ya han muerto. 7Luego lo vio Santiago, y después lo vieron todos los apóstoles. 8Por último, como si hubiera nacido en un tiempo que no me correspondía, también lo vi yo. 9Pues soy el más insignificante de todos los apóstoles. De hecho, ni siquiera soy digno de ser llamado apóstol después de haber perseguido a la iglesia de Dios, como lo hice.
10Sin embargo, lo que ahora soy, todo se debe a que Dios derramó su favor especial sobre mí, y no sin resultados. Pues he trabajado mucho más que cualquiera de los otros apóstoles; pero no fui yo sino Dios quien obraba a través de mí por su gracia. 11Así que no importa si predico yo o predican ellos, porque todos predicamos el mismo mensaje que ustedes ya han creído.
12Pero díganme lo siguiente: dado que nosotros predicamos que Cristo se levantó de los muertos, ¿por qué algunos de ustedes dicen que no habrá resurrección de los muertos? 13Pues, si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo tampoco ha resucitado; 14y si Cristo no ha resucitado, entonces toda nuestra predicación es inútil, y la fe de ustedes también es inútil. 15Y nosotros, los apóstoles, estaríamos todos mintiendo acerca de Dios, porque hemos dicho que Dios levantó a Cristo de la tumba. Así que eso no puede ser cierto si no hay resurrección de los muertos; 16y si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no ha resucitado; 17y si Cristo no ha resucitado, entonces la fe de ustedes es inútil, y todavía son culpables de sus pecados. 18En ese caso, ¡todos los que murieron creyendo en Cristo están perdidos! 19Y si nuestra esperanza en Cristo es solo para esta vida, somos los más dignos de lástima de todo el mundo.
20Lo cierto es que Cristo sí resucitó de los muertos. Él es el primer fruto de una gran cosecha, el primero de todos los que murieron.
21Así que, ya ven, tal como la muerte entró en el mundo por medio de un hombre, ahora la resurrección de los muertos ha comenzado por medio de otro hombre. 22Así como todos mueren porque todos pertenecemos a Adán, todos los que pertenecen a Cristo recibirán vida nueva; 23pero esta resurrección tiene un orden: Cristo fue resucitado como el primero de la cosecha, luego todos los que pertenecen a Cristo serán resucitados cuando él regrese.
24Después de eso, vendrá el fin, cuando él le entregará el reino a Dios el Padre, luego de destruir a todo gobernante y poder y toda autoridad. 25Pues Cristo tiene que reinar hasta que humille a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26Y el último enemigo que será destruido es la muerte. 27Pues las Escrituras dicen: «Dios ha puesto todas las cosas bajo su autoridad»*. (Claro que, cuando dice «todas las cosas están bajo su autoridad», no incluye a Dios mismo, quien le dio a Cristo su autoridad). 28Entonces, cuando todas las cosas estén bajo su autoridad, el Hijo se pondrá a sí mismo bajo la autoridad de Dios, para que Dios, quien le dio a su Hijo la autoridad sobre todas las cosas, sea completamente supremo sobre todas las cosas en todas partes.
29Si los muertos no serán resucitados, ¿para qué se bautiza la gente por los que están muertos? ¿Para qué hacerlo a menos que los muertos algún día resuciten?
30¿Y para qué nosotros a todas horas pondríamos en peligro nuestra vida? 31Pues juro, amados hermanos, que todos los días enfrento la muerte. Esto es tan cierto como el orgullo que siento por lo que Cristo Jesús nuestro Señor ha hecho en ustedes. 32¿Y qué valor hubo en luchar contra las fieras salvajes —esa gente de Éfeso—* si no habrá resurrección de los muertos? Y si no hay resurrección, «¡comamos y bebamos, que mañana moriremos!»*. 33No se dejen engañar por los que dicen semejantes cosas, porque «las malas compañías corrompen el buen carácter». 34Piensen bien sobre lo que es correcto y dejen de pecar. Pues para su vergüenza les digo que algunos de ustedes no conocen a Dios en absoluto.
35Pero alguien podría preguntar: «¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Qué clase de cuerpos tendrán?». 36¡Qué pregunta tan tonta! Cuando pones una semilla en la tierra, esta no crece y llega a ser una planta a menos que muera primero; 37y lo que pones en el suelo no es la planta que crecerá sino tan solo una simple semilla de trigo o de lo que estés sembrando. 38Luego Dios le da el cuerpo nuevo que él quiere que tenga. De cada clase de semilla crece una planta diferente. 39De modo parecido, hay diferentes clases de carne: una para los humanos, otra para los animales, otra para las aves y otra para los peces.
40También hay cuerpos en los cielos y cuerpos sobre la tierra. La gloria de los cuerpos celestiales es diferente de la gloria de los cuerpos terrenales. 41El sol tiene una clase de gloria, mientras que la luna tiene otra y las estrellas tienen otra. Y hasta las estrellas se diferencian unas de otras por la gloria de cada una.
42Lo mismo sucede con la resurrección de los muertos. Cuando morimos, nuestros cuerpos terrenales son plantados en la tierra, pero serán resucitados para que vivan por siempre. 43Nuestros cuerpos son enterrados en deshonra, pero serán resucitados en gloria. Son enterrados en debilidad, pero serán resucitados en fuerza. 44Son enterrados como cuerpos humanos naturales, pero serán resucitados como cuerpos espirituales. Pues, así como hay cuerpos naturales, también hay cuerpos espirituales.
45Las Escrituras nos dicen: «El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente»*, pero el último Adán —es decir, Cristo— es un Espíritu que da vida. 46Lo que primero viene es el cuerpo natural, y más tarde viene el cuerpo espiritual. 47Adán, el primer hombre, fue formado del polvo de la tierra, mientras que Cristo, el segundo hombre, vino del cielo. 48Los que son terrenales son como el hombre terrenal, y los que son celestiales son como el hombre celestial. 49Al igual que ahora somos como el hombre terrenal, algún día seremos como* el hombre celestial.
50Lo que les digo, amados hermanos, es que nuestros cuerpos físicos no pueden heredar el reino de Dios. Estos cuerpos que mueren no pueden heredar lo que durará para siempre.
51Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! 52Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos, también seremos transformados. 53Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales.
54Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán,* se cumplirá la siguiente Escritura:
«La muerte es devorada en victoria.*
55Oh muerte, ¿dónde está tu victoria?
Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?*».
56Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. 57¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.
58Por lo tanto, mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil.
161Ahora bien, consideremos la pregunta acerca del dinero que se está juntando para el pueblo de Dios en Jerusalén. Deberían seguir el mismo procedimiento que les di a las iglesias de Galacia. 2El primer día de cada semana, cada uno debería separar una parte del dinero que ha ganado. No esperen hasta que yo llegue para luego tratar de reunirlo todo de golpe. 3Cuando yo vaya, escribiré cartas de recomendación para los mensajeros que ustedes escojan como encargados de entregar su ofrenda en Jerusalén; 4y si parece oportuno que yo también vaya, ellos pueden viajar conmigo.
5Los visitaré después de haber ido a Macedonia,* pues estoy pensando pasar por Macedonia. 6Tal vez me quede un tiempo con ustedes, quizá todo el invierno, y después podrán enviarme a mi próximo destino. 7Esta vez no quiero hacerles una visita corta nada más y luego seguir mi viaje. Deseo ir y quedarme un tiempo si el Señor me lo permite. 8Mientras tanto, seguiré aquí, en Éfeso, hasta el Festival de Pentecostés. 9Se ha abierto una puerta de par en par para hacer un gran trabajo en este lugar, aunque muchos se me oponen.
10Cuando llegue Timoteo, no lo intimiden. Él hace la obra del Señor igual que yo. 11No permitan que nadie lo trate con desprecio. Despídanlo con su bendición cuando regrese para estar conmigo. Espero que venga, junto con los demás creyentes.*
12Ahora, en cuanto a nuestro hermano Apolos, yo le rogué que fuera a visitarlos en compañía de los otros creyentes, pero él no estaba dispuesto a ir por el momento. Los verá después, cuando tenga la oportunidad.
13Estén alerta. Permanezcan firmes en la fe. Sean valientes.* Sean fuertes. 14Y hagan todo con amor.
15Ustedes ya saben que Estéfanas y los de su casa fueron los primeros frutos de la cosecha de creyentes en Grecia,* y ellos tienen su vida puesta al servicio del pueblo de Dios. Les ruego, amados hermanos, 16que se sometan a ellos y a otros como ellos, que sirven con tanta devoción. 17Estoy muy contento de que Estéfanas, Fortunato y Acaico hayan llegado. Ellos me han dado la ayuda que ustedes no pudieron darme al no estar aquí. 18Ellos también han sido de mucho aliento para mí como lo fueron para ustedes. Muéstrenles agradecimiento a todos los que sirven así de bien.
19Las iglesias de aquí, en la provincia de Asia,* les mandan saludos en el Señor, igual que Aquila y Priscila* y todos los demás que se congregan en la casa de ellos para las reuniones de la iglesia. 20Todos los hermanos de aquí les envían saludos. Salúdense unos a otros con un beso santo.
21Este es mi saludo de puño y letra: Pablo.
22Si alguien no ama al Señor, tal persona es maldita. Señor nuestro, ¡ven!*
23Que la gracia del Señor Jesús sea con ustedes.
24Mi amor a todos ustedes en Cristo Jesús.*

15:2 O a menos que desde un principio ustedes nunca lo hayan creído.
15:5 En griego Cefas.
15:6 En griego los hermanos.
15:27 Sal 8:6.
15:32a En griego luchar contra las fieras salvajes en Éfeso.
15:32b Is 22:13.
15:45 Gn 2:7.
15:49 Algunos manuscritos dicen terrenal, que seamos como.
15:54a Algunos manuscritos agregan y nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos inmortales.
15:54b Is 25:8.
15:55 Os 13:14 (versión griega).
16:5 Macedonia estaba situada en la región del norte de Grecia.
16:11 En griego con los hermanos; similar en 16:12.
16:13 En griego Sean hombres.
16:15 En griego en Acaya, la región sur de la península griega.
16:19a Asia era una provincia romana en lo que ahora es la parte occidental de Turquía.
16:19b En griego Prisca.
16:22 Del arameo, Marana ta. Algunos manuscritos dicen Maran ata, «Nuestro Señor ha venido».
16:24 Algunos manuscritos agregan Amén.

ABRIENDO LA BIBLIA

  • ¿Qué sobresale para tí en este pasaje?
  • ¿Qué verdades puedes adquirir acerca del carácter de Dios?
  • ¿Qué verdades puedes adquirir/adquieres en referencia a hombres y mujeres?
  • ¿Qué cambios estas motivado a hacer a la luz de este pasaje?
La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente,
© Tyndale House Foundation, 2010.
Todos los derechos reservados.

© 2018 SourceView LLC.
11