La Ciudad Pecadora Ha Caído

Apocalipsis 17:1-20:3

171Uno de los siete ángeles que derramaron las siete copas se acercó y me dijo:

UNO DE LOS SIETE ÁNGELES

«Ven conmigo, y te mostraré la sentencia que recibirá la gran prostituta, que gobierna* sobre muchas aguas. 2Los reyes del mundo cometieron adulterio con ella, y los que pertenecen a este mundo se emborracharon con el vino de su inmoralidad».

3Entonces el ángel me llevó en el Espíritu* al desierto. Allí vi a una mujer sentada sobre una bestia de color escarlata que tenía siete cabezas y diez cuernos, y estaba llena de blasfemias escritas contra Dios. 4La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata y llevaba puestas hermosas joyas de oro, piedras preciosas y perlas. En la mano tenía una copa de oro llena de obscenidades y de las inmundicias de su inmoralidad. 5Tenía escrito en la frente un nombre misterioso: Babilonia la grande, madre de todas las prostitutas y obscenidades del mundo. 6Pude ver que ella estaba borracha, borracha de la sangre del pueblo santo de Dios, es decir, los que testificaron de Jesús. Me quedé mirándola totalmente asombrado.

UNO DE LOS SIETE ÁNGELES

7«¿Por qué te asombras tanto?

—preguntó el ángel—.

UNO DE LOS SIETE ÁNGELES

Te explicaré el misterio de esta mujer y de la bestia con siete cabezas y diez cuernos sobre la que ella está sentada. 8La bestia que viste, antes vivía pero ya no. Sin embargo, pronto subirá del abismo sin fondo* e irá a la destrucción eterna. Los que pertenecen a este mundo cuyos nombres no fueron escritos en el libro de la vida antes de la creación del mundo, se asombrarán al ver la reaparición de esta bestia, que había muerto.
9»Aquí se requiere una mente con entendimiento: las siete cabezas de la bestia representan las siete colinas donde la mujer gobierna. También representan siete reyes: 10cinco reyes ya han caído, el sexto reina actualmente, y el séptimo todavía no ha llegado pero su reino será breve.
11»La bestia escarlata que existía pero que ya no existe es el octavo rey. Este rey es como los otros siete, y él también va rumbo a la destrucción. 12Los diez cuernos de la bestia son diez reyes que todavía no han subido al poder; pero estos serán designados como reyes por un breve momento para reinar junto con la bestia. 13Los diez estarán de acuerdo en entregarle a la bestia el poder y la autoridad que tienen. 14Irán juntos a la guerra contra el Cordero, pero el Cordero los derrotará porque él es el Señor de todos los señores y el Rey de todos los reyes. Y los que él ha llamado y elegido y le son fieles, estarán con él».

15Luego el ángel me dijo:

UNO DE LOS SIETE ÁNGELES

«Las aguas donde la prostituta gobierna representan grandes multitudes de cada nación y lengua. 16Tanto la bestia escarlata como sus diez cuernos odian a la prostituta. La desnudarán, comerán su carne y quemarán con fuego lo que quede de ella. 17Pues Dios les ha puesto un plan en la mente, un plan que llevará a cabo los propósitos de Dios. Ellos estarán de acuerdo en entregarle a la bestia escarlata la autoridad que tienen, y así se cumplirán las palabras de Dios. 18La mujer que viste en la visión representa la gran ciudad que reina sobre los reyes del mundo».

181Después de todo esto vi que otro ángel bajaba del cielo con gran autoridad, y la tierra se iluminó con su resplandor. 2Dio un fuerte grito:

UN ÁNGEL CON AUTORIDAD

«¡Ha caído Babilonia, cayó esa gran ciudad!
Se ha convertido en una casa para los demonios.
Es una guarida para todo espíritu inmundo*,
un nido para todo buitre repugnante
y una cueva para todo animal sucio y espantoso.*
3Pues todas las naciones han caído*
debido al vino de su apasionada inmoralidad.
Los reyes del mundo
cometieron adulterio con ella.
Debido a su deseo por lujos excesivos,
los comerciantes del mundo se han enriquecido».

4Después oí otra voz que clamaba desde el cielo:

DIOS

«Pueblo mío, salgan de ella.
No participen en sus pecados
o serán castigados junto con ella.
5Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo,
y Dios se acuerda de sus maldades.
6Háganle a ella lo que ella les ha hecho a otros.
Denle doble castigo por* todas sus maldades.
Ella preparó una copa de terror para otros,
así que preparen el doble* para ella.
7Ella se glorificó a sí misma y vivió rodeada de lujos,
ahora denle la misma proporción de tormento y tristeza.
Ella se jactó en su corazón, diciendo:
“Soy reina en mi trono.
No soy ninguna viuda indefensa
ni tengo motivos para lamentarme”.
8Por lo tanto, estas plagas le llegarán en un solo día:
la muerte, el lamento y el hambre.
Ella será totalmente consumida por el fuego,
porque el Señor Dios, quien la juzga, es poderoso».

9Y los reyes del mundo que cometieron adulterio con ella y disfrutaron de todos sus lujos, se lamentarán por ella cuando vean el humo que sube de sus restos carbonizados. 10Aterrorizados por su gran tormento, los reyes del mundo se mantendrán a distancia y clamarán:

LOS GOBERNANTES DEL MUNDO

«¡Qué terrible, qué terrible para ti,
oh Babilonia, tú, gran ciudad!
En un solo instante
el juicio de Dios cayó sobre ti».

11Los comerciantes del mundo llorarán y se lamentarán por ella, porque ya no queda nadie que les compre sus mercaderías. 12Ella compró grandes cantidades de oro, plata, joyas y perlas; lino de la más alta calidad, púrpura, seda y tela de color escarlata; objetos hechos con la fragante madera de alerce, artículos de marfil y objetos hechos con madera costosa; y bronce, hierro y mármol. 13También compró canela, especias, especias aromáticas, mirra, incienso, vino, aceite de oliva, harina refinada, trigo, ganado, ovejas, caballos, carretas y cuerpos, es decir, esclavos humanos.

LOS COMERCIANTES DEL MUNDO

14«De las delicias que tanto amabas,
ya no queda nada —claman los comerciantes—.
Todos tus lujos y el esplendor
se han ido para siempre
y ya nunca volverán a ser tuyos».

15Los comerciantes que se enriquecieron vendiéndole esas cosas, se mantendrán a distancia, aterrados por el gran tormento de ella. Llorarán y clamarán:

LOS COMERCIANTES DEL MUNDO

16«¡Qué terrible, qué terrible para esa gran ciudad!
¡Ella se vestía de púrpura de la más alta calidad y lino escarlata,
adornada con oro, piedras preciosas y perlas!
17¡En un solo instante,
toda la riqueza de la ciudad se esfumó!».

Y todos los capitanes de los barcos mercantes y los pasajeros, los marineros y las tripulaciones se mantendrán a distancia. 18Todos clamarán cuando vean subir el humo y dirán:

LOS EXPEDIDORES DEL MUNDO

«¿Dónde habrá una ciudad de tanta grandeza como esta?».

19Y llorarán y echarán tierra sobre su cabeza para mostrar su dolor y clamarán:

LOS EXPEDIDORES DEL MUNDO

«¡Qué terrible, qué terrible para esa gran ciudad!
Los dueños de barcos se hicieron ricos
transportando por los mares la gran riqueza de ella.
En un solo instante, se esfumó todo».

20¡Oh cielo, alégrate del destino de ella,
y también ustedes pueblo de Dios, apóstoles y profetas!
Pues al fin Dios la ha juzgado
por amor a ustedes.
21Luego un ángel poderoso levantó una roca inmensa del tamaño de una gran piedra de molino, la lanzó al mar y gritó:

UN ÁNGEL CON UNA ROCA INMENSA

«Así es como la gran ciudad de Babilonia
será derribada con violencia
y nunca más se encontrará.
22Nunca más se oirá en ti
el sonido de las arpas, los cantantes, las flautas y las trompetas.
No se encontrarán en ti
ni artesanos ni comercio,
ni se volverá a oír
el sonido del molino.
23Nunca más brillará en ti
la luz de una lámpara
ni se oirán las felices voces
de los novios y las novias.
Pues tus comerciantes eran los grandes del mundo,
y tú engañaste a las naciones con tus hechicerías.
24La sangre de los profetas y del pueblo santo de Dios corrió en tus calles,*
junto con la sangre de gente masacrada por todo el mundo».

191Después de esto, oí algo en el cielo que parecía las voces de una inmensa multitud que gritaba:

UNA INMENSA MULTITUD CELESTIAL

«¡Alabado sea el Señor!*
La salvación, la gloria y el poder le pertenecen a nuestro Dios.
2Sus juicios son verdaderos y justos.
Él ha castigado a la gran prostituta
que corrompió a la tierra con su inmoralidad.
Él ha vengado la muerte de sus siervos».

3Y otra vez, sus voces resonaron:

UNA INMENSA MULTITUD CELESTIAL

«¡Alabado sea el Señor!
¡El humo de esa ciudad subirá por siempre jamás!».

4Entonces los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono. Exclamaron:

LOS 4 SERES VIVIENTES & LOS 24 ANCIANOS

«¡Amén! ¡Alabado sea el Señor!».

5Y del trono salió una voz que dijo:

DIOS

«Alaben a nuestro Dios
todos sus siervos
y todos los que le temen,
desde el más insignificante hasta el más importante».

6Entonces volví a oír algo que parecía el grito de una inmensa multitud o el rugido de enormes olas del mar o el estruendo de un potente trueno, que decían:

UNA INMENSA MULTITUD CELESTIAL

«¡Alabado sea el Señor!
Pues el Señor nuestro Dios,* el Todopoderoso, reina.
7Alegrémonos y llenémonos de gozo
y démosle honor a él,
porque el tiempo ha llegado para la boda del Cordero,
y su novia se ha preparado.
8A ella se le ha concedido vestirse del lino blanco y puro de la más alta calidad».

Pues el lino de la más alta calidad representa las buenas acciones del pueblo santo de Dios.
9Y el ángel me dijo:

UN ÁNGEL GUÍA

«Escribe esto: “Benditos son los que están invitados a la cena de la boda del Cordero”».

Y añadió:

UN ÁNGEL GUÍA

«Estas son palabras verdaderas que provienen de Dios».

10Entonces me postré a sus pies para adorarlo, pero me dijo:

UN ÁNGEL GUÍA

«No, no me adores a mí. Yo soy un siervo de Dios, como tú y tus hermanos que dan testimonio de su fe en Jesús. Adora únicamente a Dios, porque la esencia de la profecía es dar un claro testimonio de Jesús*».

11Entonces vi el cielo abierto, y había allí un caballo blanco. Su jinete se llamaba Fiel y Verdadero, porque juzga con rectitud y hace una guerra justa. 12Sus ojos eran como llamas de fuego, y llevaba muchas coronas en la cabeza. Tenía escrito un nombre que nadie entendía excepto él mismo. 13Llevaba puesta una túnica bañada de sangre, y su título era «la Palabra de Dios». 14Los ejércitos del cielo vestidos del lino blanco y puro de la más alta calidad lo seguían en caballos blancos. 15De su boca salía una espada afilada para derribar a las naciones. Él las gobernará con vara de hierro y desatará el furor de la ira de Dios, el Todopoderoso, como el jugo que corre del lagar. 16En la túnica, a la altura del muslo,*estaba escrito el título: «Rey de todos los reyes y Señor de todos los señores».
17Después vi a un ángel parado en el sol que les gritaba a los buitres que volaban en lo alto de los cielos:

UN ÁNGEL EN EL SOL

«¡Vengan! Reúnanse para el gran banquete que Dios ha preparado. 18Vengan y coman la carne de los reyes, los generales y los fuertes guerreros; la de los caballos y sus jinetes y la de toda la humanidad, tanto esclavos como libres, tanto pequeños como grandes».

19Después vi a la bestia y a los reyes del mundo y sus ejércitos, todos reunidos para luchar contra el que está sentado en el caballo y contra su ejército. 20Y la bestia fue capturada, y junto con ella, el falso profeta que hacía grandes milagros en nombre de la bestia; milagros que engañaban a todos los que habían aceptado la marca de la bestia y adorado a su estatua. Tanto la bestia como el falso profeta fueron lanzados vivos al lago de fuego que arde con azufre. 21Todo su ejército fue aniquilado por la espada afilada que salía de la boca del que montaba el caballo blanco. Y todos los buitres devoraron los cuerpos muertos hasta hartarse.
201Luego vi a un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo sin fondo* y una pesada cadena en la mano. 2Sujetó con fuerza al dragón —la serpiente antigua, quien es el diablo, Satanás— y lo encadenó por mil años. 3El ángel lo lanzó al abismo sin fondo y lo encerró con llave para que Satanás no pudiera engañar más a las naciones hasta que se cumplieran los mil años. Pasado ese tiempo, debe ser soltado por un poco de tiempo.

17:1 En griego está sentada; también en 17:9, 15.
17:3 O en espíritu.
17:8 O del abismo, o del averno.
18:2a En griego impuro; igual en las dos frases siguientes donde aparecen las palabras repugnante y sucio.
18:2b Algunos manuscritos condensan las últimas dos líneas y dicen un nido para todo tipo de buitres sucios [impuros] y espantosos.
18:3 Algunos manuscritos dicen han bebido.
18:6a O Denle un castigo igual a.
18:6b O preparen la misma cantidad.
18:24 En griego en las calles de ella.
19:1 En griego Aleluya; también en 19:3, 4, 6. Aleluya es la transliteración de un término hebreo que significa «Alabado sea el Señor».
19:6 Algunos manuscritos dicen el Señor Dios.
19:10 O es el mensaje confirmado por Jesús.
19:16 O En la túnica y el muslo.
20:1 O del abismo, o del averno; similar en 20:3.

COMPARACIÓN, CONTRASTE & REPETICIÓN

  • Comparar es asociar dos o más personas, ideas o situaciones similares. ¿Puedes descubrir alguna comparación hecha por el autor de este pasaje? ¿Por qué piensas que hizo esta comparación?
  • Contrastar es observar las diferencias entre dos o más personas, ideas o situaciones. ¿Puedes ver, describir algunos contrastes hechos por el autor en este pasaje? ¿Por qué piensas que el autor hizo estos contrastes?
  • Toma tiempo para observar las palabras o conceptos repetidos que notaste en este pasaje.
  • Por favor toma tiempo para contarle a un amigo lo que Dios te está enseñando a través de esta reflexión en la Biblia.
La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente,
© Tyndale House Foundation, 2010.
Todos los derechos reservados.

© 2018 SourceView LLC.
11